miércoles, 10 de noviembre de 2010

Me acabo de dar cuenta de una cosa

Sigo odiando y aborreciendo a la gente del teatro y del mundo del arte, todo el mundo con sus ideas tan importantes y relevantes, todos tan emergentes
(Esto ya lo sabía)
No me siento a gusto trabajando con nadie
He tenido algunas experiencias negativas con la enseñanza, cómo se enseña algo que sólo se basa en criterios propios éticos y estéticos, algo que carece de una fórmula mágica
En algunas ocasiones, estudiando, y tratando de hacer lo que me estaban enseñando sentía una profunda incomodidad. Te intentan convencer de que DEBES hacer lo que te están enseñando, que debes aprender a modificar y evolucionar manipulando tu trabajo original hacia lo que esa persona que se supone sabe más que tú pretende que sea tu obra
es decir, pintar con una técnica ajena
Mi sensación constante era la de estar probándome ropa que no era de mi talla
Creo que se entiende la sensación que intento describir, necesitaba orientación, no una ruta planificada

No me gusta el teatro y todo lo que le rodea

Y entonces qué coño haces ahí, os preguntaréis

Para mí es una emergencia, es lo que tengo que hacer lo que necesito hacer
Sin pretensiones de cambiar lo que desprecio ni de inventar una nueva fórmula
SÓLO HACER LO QUE ME SALE DEL COÑO, EL ANSIA DE PERMANECER EN ESE LUGAR NO ESPACIAL EN EL QUE YO POR ÚNICA VEZ ME HE SENTIDO A GUSTO
Por eso trato de ceder ese tiempo

Me percato de que no quiero trabajar con nadie, los demás son esa ropa de otra talla, son satélites que desequilibran mi órbita
Sólo me gusta la gente a la que puedo apreciar, a la que puedo, querer, de la que me puedo enamorar en mayor o menor grado, de su totalidad o de alguna de sus características
Estudiando, también encontré, gente adorable, con criterios totalmente diferentes a los míos, pero que no juzgaban mi trabajo, me querían por quién yo era y por lo tanto lo que yo hacía, aún opuesto a lo suyo, les parecía bien
Y era recíproco
yo hacía mi arte
Ellos el suyo
Y nos queríamos y nos respetábamos
Nadie opinaba ni polucionaba el trabajo ajeno
Gente así me gusta a mi alrededor

No me gusta que mi entorno inocule toxicidad en mi centro de atención, hacia donde estoy enfocando

Joder

A mí me gusta salir de fiesta, me gusta bailar, todo eso que los artistas tan importantes debemos execrar, debemos estar por encima de mundanos placeres y tamaña frivolidad, debemos estar todo el puto día ocupándonos de nuestra obra y procurando que dicha obra active un resorte que salve al mundo y nos salve a todos como puercas polillas que somos. A mí me gusta el pop, detesto el indie, yo también tuve 18 años y quise ser alternativo, hasta que noté que lo indie no era más que la misma mierda que el pop me brindaba sin pretensiones, pero con una envoltura pretenciosa, y yo me cago en lo pretencioso y en toda la jodida superioridad, no me gusta la idea de lo superior, ni de "lo mejor" porque creo que todos somos los mismos mierdas

Quiero ir a un concierto de reagge lleno de piojosos perroflautas vestido de Prada, y notar como les creo un profundo rechazo, quiero ir al Teatro Real, a disfrutar de mi ópera favorita, la Norma de Bellini, y estar rodeado de viejas de caniche, perlas y camafeo, sintiendo su desprecio por ir con una imagen absolutamente estrafalaria y revulsiva, incluso sucia

Por eso en lo próximo que haga, voy a montar una puta fiesta en el escenario y quiero que todo el mundo se traiga su ron, su kalimotxo y sus litronas y quiero que todos bailen mientras yo profiero gilipolleces como todo lo que he escrito arriba

4 comentarios:

Antonio Efímero dijo...

¿Fecha, hora y lugar?

Llevaré un buen vino, del más caro...

Iré con tacón alto y vestido de largo y lentejuelas...

Perro Muerto dijo...

No espero menos

mono magnético azul dijo...

yo también tengo ganas de emborracharme

mono magnético azul dijo...

más manifestaciones de tu espíritu, por compasión!